Premonicion



5. Général Lavine – eccentric

Général Lavine – eccentric es un preludio titulado con el nombre del artista de blackface Edward Lavine frecuente en el Teatro Marigny de París. En palabras de Debussy, el preludio ha de ser interpretado en ritmo de cakewalk. El cakewalk, baile originado en las plantaciones de esclavos, llegó a las grandes urbes europeas gracias a escenarios como el Folies Bergère e interpretado por actores maquillados caricaturizando a personas de color (blackface). Sin duda, la música afroamericana fue una riquísima fuente de inspiración para los compositores europeos de principios de siglo XX; sin embargo, aunque el cakewalk pudiera parecer un género festivo, encarna el legado de la trágica historia del pueblo afroamericano. Aun hoy en día, el cakewalk es una danza que no se deja definir fácilmente: se describe ya como grotesca o como satírica; ya como una manifestación de sumisión o como una danza de empoderamiento de los esclavos y mofa hacia sus declarados amos.


Los vídeos que acompañan al preludio revelan la compleja historia que oculta el cakewalk. Por una parte, los Harlem Hellfighters, formado por soldados afroamericanos y puertorriqueños, participaron de forma inédita y controvertida en la Gran Guerra manifestando así su voluntad de ser reconocidos como legítimos ciudadanos de Estados Unidos. El propio James Reese (teniente de los Harlem Hellfighters) contribuyó a la dignificación de la cultura afroamericana alcanzando una importante fama como director de jazz band durante su estancia en Europa como soldado. Mientras los Harlem Hellfighters arriesgaban su vida por esta causa, D. W. Griffith triunfó en 1915 difamando al pueblo afroamericano en una de las películas estadounidenses más taquilleras de la época: El Nacimiento de una Nación. Esta película claramente representa a los afroamericanos (algunos de ellos actores blancos en blackface) como salvajes, ignorantes e incapaces de controlar su deseo de violar a mujeres blancas, a la par que dignifica al Ku Klux Klan como fuerza heroica necesaria para preservar los valores estadounidenses y el supremacismo blanco. El éxito de la película incitó una oleada de racismo contra los afroamericanos en Estados Unidos así como el resurgimiento del KKK. Por otro lado, en Francia tanto el preludio de Debussy como el Cakewalk Infernal de Georges Méliès reinterpretan el sugerente cakewalk desde una posición de libre distanciamiento estético.